header

О сериалах и не только

Информация о пользователе

Привет, Гость! Войдите или зарегистрируйтесь.


Вы здесь » О сериалах и не только » Актеры » Пабло Эчарри / Pablo Echarri


Пабло Эчарри / Pablo Echarri

Сообщений 121 страница 140 из 585

121

http://s58.radikal.ru/i161/1105/41/214b10a2d45e.jpg

0

122

http://s55.radikal.ru/i150/1105/c7/3195da6cb862t.jpg

+1

123

http://s44.radikal.ru/i103/1105/f9/1be7f33aa8b9.jpg
http://s09.radikal.ru/i182/1105/27/fd09eb4bd2fd.jpg

0

124

Valentink@ написал(а):

14611 Май 2011 00:24:54

красавцы!!! молодые..юные..влюблённые.

Valentink@ написал(а):

14911 Май 2011 00:25:53

Хулиан на папку похож)) классный пацан у них получился !

0

125

Антонина написал(а):

красавцы!!! молодые..юные..влюблённые.

Да уж))) Ходят слухи, что Нати вот-вот будет сниматьс с Пабло в новом сериале, правда уже 2 год это читаю, но вдруг случится - вспомнят молодость и "ла мур")))

0

126

Valentink@ написал(а):

Да уж))) Ходят слухи, что Нати вот-вот будет сниматьс с Пабло в новом сериале, правда уже 2 год это читаю, но вдруг случится - вспомнят молодость и "ла мур")))

ля мура явно не будет..Он же обЖАЕТ свою Супругу!!!)) но было бы интересно глянуть НА них

0

127

http://s013.radikal.ru/i324/1105/aa/a968e84a1df9.jpghttp://s55.radikal.ru/i148/1105/f2/9b06ff25cb7e.jpghttp://i064.radikal.ru/1105/34/1870252a602d.jpg

+1

128

Pablo Echarri graba la apertura de “El Elegido”
http://i065.radikal.ru/1105/9d/847a179aeefb.jpg
http://s40.radikal.ru/i089/1105/ca/18c36f9027b2.jpg
http://s61.radikal.ru/i172/1105/63/e7853ff6c82c.jpg

+1

129

Anoche “Susana Giménez” se despidió con una noche inolvidable
http://s56.radikal.ru/i152/1105/b8/06af12ea04fe.jpg
http://s50.radikal.ru/i127/1105/95/c0b52fca8ad0.jpg
http://i012.radikal.ru/1105/25/92f80c725fba.jpg
http://i013.radikal.ru/1105/1f/b8f52aee8cf2.jpg

+1

130

Pablo Echarri comenzó a grabar “Reparaciones”
http://s61.radikal.ru/i174/1105/35/792d392ee4c6.jpg
Pablo Echarri y Erika Rivas, la pareja protagónica

0

131

Pablo Echarri ingresó a la casa de GH
http://s43.radikal.ru/i099/1105/d4/5c8435492d6a.jpg
http://s012.radikal.ru/i321/1105/8b/29f90dfa884b.jpg

+1

132

Pablo Echarri, el elegido de LA VOZ y AM 1050
http://i002.radikal.ru/1105/4b/56010e99ea68.jpg
El protagonista de El Elegido, mamo a mano con LA VOZ DE SAN JUSTO y AM 1050

Свернутый текст

ESPECTACULOS | Después de los besos, las charlas y las miradas cómplices, Andrés (Pablo Echarri) y Mariana (Paola Krum) vivieron a pleno su pasión por primera vez en la noche del miércoles y fue precisamente el morocho más querido de las argentinas quien se encargó de contar a LA VOZ DE SAN JUSTO y AM 1050 cómo fue la grabación de esa escena de El Elegido, ficción que lo trajo de regreso a la pantalla chica. “Fue una escena de amor y pasión, bien cuidada”, contó y prometió que “habrán más capítulos así” en lo que queda de la tira. “En este tipo de escenas, entran en juego algunos pudores vinculados a lo que siempre significa la exhibición del cuerpo. No obstante, depende de quién sea tu compañera y la escena se tornará más cómoda. Con Paola (Krum) ya nos conocemos desde hace mucho tiempo y eso hace que para uno esa escena pasional sea más cómoda. De todos modos, hay que tener en cuenta que los actores también tenemos familia, esposa, hijos… y sin dudas no es una situación muy cómoda. Vamos de asalto (bromea). Nunca tenemos el visto bueno de nuestra pareja en la vida real. En mi caso, Nancy (Dupláa) ya está acostumbrada, aunque según el estado de ánimo, ella prefiere no ver ese tipo de escenas”, dijo Echarri.18/03/2011

+1

133

La prueba
http://s009.radikal.ru/i309/1105/9d/3c8753c61917.jpg

Свернутый текст

Después de protagonizar varios éxitos en televisión, el actor copó la pantalla grande. Participó en Las viudas de los jueves, Cuestión de principios y Boogie, el aceitoso, películas estrenadas recientemente. “Cuando empecé, creía que bastaba con que el feedback de la gente fuera bueno. Ahora necesito probarme que puedo hacer otras cosas”, dice.

Está flaco. Parece mucho más delgado que en Montecristo, donde se lo veía poderoso, con un porte heroico. Eso lo hace más accesible. Siempre está lindo Pablo Echarri, pero ahora tiene algo menos épico, más terrenal. Acaba de cumplir 40 años y tiene algunas canas en el pelo corto. Su rostro exhibe una particular tranquilidad. Probablemente sea el fruto de haber hallado, en los últimos tiempos, espacios de trabajo casi inmejorables y muy diversos.

Echarri puede hacer telenovelas, claro, pero también es capaz de protagonizar junto a Carlos Belloso una pieza teatral oscurísima como The Pillowman, que se estrenó en julio de 2008 y tuvo un éxito tremendo. La obra –que gira alrededor del interrogatorio a un escritor acusado de asesinar niños– acercó a un público algo desprevenido a un texto denso, a mitad de camino entre la comedia negra y el drama más pavoroso. También puede interpretar a un torturador en Crónica de una fuga, película de Adrián Caetano que narra el escape de Claudio Tamburrini y otros detenidos del centro clandestino Mansión Seré, y seguir siendo un actor entrañable y deseado. Arranca suspiros de ternura cuando comenta que va a ser padre por segunda vez (su esposa, Nancy Dupláa, con quien ya tiene una hija, está embarazada). Esa ductilidad, esa capacidad de escaparse del estereotipo de chico bueno de barrio, es algo que lo tiene muy conforme.

En ninguna de sus últimas películas hace de muchacho macanudo. En Las viudas de los jueves, de Marcelo Piñeyro, interpreta a un “nuevo rico”, vendedor de seguros, que vive con holgura en un country. En Cuestión de principios –dirigida por Rodrigo Grande y basada en un cuento de Roberto Fontanarrosa, quien participó en la escritura del guión–, es el gerente de una multinacional. En la versión animada de Boogie, el aceitoso, le pone la voz al bestial mercenario y asesino a sueldo creado (una vez más) por Fontanarrosa.

En tus últimas películas interpretaste a empresarios poco escrupulosos y muy materialistas. Sin embargo, buscaste en ellos un costado humano. ¿Tenías pensado encarnar a personajes más complejos o simplemente surgió la posibilidad de hacerlo?
Los papeles que interpreto siempre surgen de los ofrecimientos que me hacen. Una vez que escucho la propuesta, trato de sentirme identificado con el personaje. Necesito comprobar si estoy a su altura para hacer un buen trabajo y no ponerme un traje que me quede grande o que no tenga que ver con mi estilo. Por eso elijo trabajos que creo cercanos a mí, en los que siento que funciono bien como instrumento para contar la historia. Cada día estoy más seguro de eso. En Las viudas de los jueves y Cuestión de principios, la necesidad de encontrar el éxito aparece en primer plano. En las dos películas interpreto a hombres que, en determinado momento de su vida, necesitan dar el batacazo. Quieren explotar su talento para engrosar su cuenta bancaria o conseguir un ascenso social. Se trata de dos tipos que, con su altanería y su actitud, escalaron a lugares inmejorables. En este momento, me interesa reflexionar sobre esa figura del tipo exitoso que pone toda su atención en ganar dinero y deja de lado otras cosas, como su familia.

De hecho, el Tano, tu personaje en Las viudas de los jueves, dice que no conoce a sus hijos.
Sí. Lo mismo le pasa a Silva en Cuestión de principios. Él es gerente en una multinacional y viaja a Rosario tras su mujer y su hija. Se intuye que lo abandonaron porque es un adicto al trabajo que ocupa todo su tiempo en alcanzar el éxito. Por mi edad y la llegada que tengo a la gente, puedo interpretar a personajes de ese tipo.

Sos un actor querido, que le cae bien a la gente. Tal vez eso te facilita encarnar a personas desagradables. Nadie va a dejar de quererte…
Ahora veo las cosas de otra manera. Ya no me interesa tanto caer bien. No digo que en su momento no haya sentido la necesidad de complacer a la gente y de ser aceptado y querido, pero cada vez busco menos esa aceptación. No me animo a decir que es algo que tenga asegurado, pero creo que el cariño y el respeto de la gente todavía están presentes. Ahora tengo la necesidad de contar historias de personas ambiguas, que tienen claroscuros. Al ver a esos tipos representados en mí, la gente se come más la galletita (para decirlo en forma medio brutal), al público le resulta más fácil verlos.

Otro ejemplo sería el personaje de The Pillowman.
Exacto. Muchos iban a ver la obra con una idea preconcebida de lo que yo podía ofrecer y no fui condescendiente con el público. Quería brindar algo distinto de mí. No busco explotar las virtudes que tengo más a mano, no quiero seguir el camino más sencillo. Además, me parece que la gente se divierte cuando trastoco mi imagen. Fui entendiendo eso de a poco y me di cuenta de que disfruto mucho al salirme del lugar esperado. The Pillowman es una obra extraordinaria, pero no es sencilla; te sacude. De aquí en adelante, me gustaría que la gente nunca sepa qué le voy a contar. Quiero quitarle previsibilidad a mi carrera. Eso supone que, a la hora de actuar, lo que haga sea mucho más rico.

Ya en Plata quemada interpretaste un papel diferente al del típico héroe.
Sí, pero en ese momento no lo veía bien. Todavía no tenía tan claro qué tipo de personajes quería interpretar. Ahora lo sé. Son personajes con los que me divierto y sorprendo a los demás. Gracias a eso, la actuación tiene cada vez más sentido para mí. Cuando empecé, creía que bastaba con que el feedback de la gente fuera bueno. Ahora, necesito probarme. Suena paradójico, pero me relaja mucho el riesgo de dejar de ser querido. No tengo que cumplir con nadie, no quiero cumplir. Cuando uno hace una carrera políticamente correcta y ocupa siempre el lugar de un héroe de indiscutida nobleza, termina llevando una carga muy pesada. Además, corrés el riesgo de confundir realidad con ficción y pensar que tenés que ser “el buen tipo” dentro y fuera de la pantalla para conservar el cariño de la gente. Eso es duro. Por mi personalidad, por mi naturaleza, lo intenté y me di cuenta de que era imposible. Cuando caí en la cuenta de que en realidad no tenía obligaciones y podía ser mucho más libre como actor, empecé a ser feliz.

Federico Luppi, con quien trabajaste en Cuestión de principios, también se mueve en ese nivel: puede ser un villano en una película y un tipo íntegro en otra, mantener una coherencia en su vida, tener opiniones fuertes…
Federico es un ejemplo para mí. Lo admiro mucho como actor y como persona. Fue increíble trabajar con él. Tiene una forma de ver las cosas y de expresarse que me subyuga. Y me hace acordar muchísimo a mi papá. ¿Sabés por qué? Hay una película en la que trabaja Federico que se llama El arreglo y que me parece genial. No la voy a olvidar nunca por una cosa en particular. La película es una ficción de época que retrata el momento en que se amplió el tendido de gas natural. Entonces, la gente estaba feliz porque era casi mágico tener gas en una casa. Sin embargo, para que el gas llegara desde la vereda hasta el interior de los domicilios, había que hacer un “arreglo” con un hombre que, en la película, interpretaba Rodolfo Ranni. Federico Luppi hizo el papel de un padre de familia, descendiente de italianos, con principios muy férreos. Él no estaba dispuesto a pagar para que respetaran sus derechos. Entonces, se peleaba con su familia y tenía conflictos por mantener su postura. Así, era el último vecino del barrio en tener gas. Eso pasó con mi viejo cuando llegó el gas natural a mi barrio. Él se mantuvo muy firme en sus principios y fuimos los últimos en tener gas.

Entonces, tu vínculo con Luppi debe haber sido especial.
Tuvimos una relación muy buena. Federico es un gran tipo, un gran actor y, sobre todo, alguien serio e inteligente, con grandes convicciones y mucho sentido del humor. Nos cuidamos uno al otro en el set. Supongo que yo lo cuidaba porque me hace acordar a mi papá. Establecimos una relación magnífica y eso se siente aún hoy, cuando nos vemos para promocionar la película o para conversar. Cuando me encuentro con actores que admiro y quiero, me doy cuenta de que esta profesión me hace feliz.

Las viudas de los jueves es la segunda película que compartís con Leonardo Sbaraglia. ¿Cómo es tu relación con él?
Fantástica. Leo es uno de los grandes actores de su generación, sin duda. Trabajo con gente que admiro y quiero; evito cada vez más a la gente con la que no quiero trabajar. De esa manera, el trabajo se transforma en algo más que un simple hecho comercial. Conocí a Leo cuando hicimos Plata quemada. Entonces, él era un tipo muy diferente del que es ahora. Era mucho más introvertido. Lograba un grado de identificación profundísimo con su personaje. Estaba siempre tan concentrado en su papel que hacía que me replantease mi método de trabajo. Lo veía e inevitablemente me preguntaba si yo sabía actuar. Recuerdo que le decía a Marcelo Piñeyro, el director: “¿Cómo se actúa? ¡Yo no sé actuar!”. Leo es un actor tan rico que en ese momento yo me sentía, digamos, limitado. Después me di cuenta de que no necesito las mismas herramientas que él porque encaro a mis personajes de un modo diferente, menos intenso. Este año, cuando hicimos Las viudas de los jueves, me encontré con un tipo muy distinto. Tiene el mismo talentoso que antes, pero otro carácter. Ahora es padre de una nena. En la película hicimos un buen trabajo juntos y pudimos construir una amistad entre nuestros personajes.

Hace poco, Marcelo Figueras, uno de los guionistas de Las viudas de los jueves, me comentó que hacer tiras diarias en televisión le parece desgastante y que el formato atenta contra la calidad del producto. ¿Qué pensás al respecto? ¿Hoy estás distanciado de ese mundo?
No, estoy evaluando opciones de trabajo. Con respecto a las tiras diarias, tengo una postura diferente de la de Figueras. Como en cualquier proyecto, pueden cometerse errores, pero, cuando la tira tiene una hoja de ruta y una estructura bien claras, se logran buenos resultados. Hay que admitir que es una vorágine, pero no resulta tan difícil trabajar bien en televisión. El verdadero error de la televisión argentina está en el manejo de los tiempos. Si tenés que grabar escenas de un día para el otro porque tienen que salir al aire, no se puede escribir bien, actuar bien ni filmar bien. Se hace lo que se puede y así se termina bastardeando el trabajo de todos. Cuando se labura con tiempos más lógicos, hacer una tira es una buena experiencia. En mi carrera hice dos tiras que fueron bien concebidas, Resistiré y Montecristo. Aparte, no hay que olvidar que las tiras son el gran negocio de la televisión argentina. Las miniseries generan prestigio, pero no dan mucho dinero. Por eso, muchos productores prefieren evitarlas. Las tiras ofrecen un nuevo negocio día tras día y, además, pueden exportarse.

¿Montecristo funcionó bien en el extranjero?
Sí, se vendió a muchos países. Portugal, Rusia, México, Chile… Algunos compraron la versión original; otros, el formato. Ahí tenés otro negocio. En el extranjero, se interesan por la historia, pero quieren que la protagonicen actores locales. En Argentina, tenemos una buena capacidad de producción y creo que se pueden hacer tiras sofisticadas. Telefe lo consiguió con Montecristo y Resistiré. Por lo general, las telenovelas usan un trazo grueso para contar historias. Ésa siempre fue su particularidad porque, de ese modo, atraen al público masivo. A mí me interesa interpretar personajes con los que se pueda hilar un poco más fino; un héroe que esté a punto de caer en el abismo, por ejemplo, o que cae y puede salvarse. Me interesa mostrar que existen las segundas oportunidades, que es posible equivocarse y luego corregir el rumbo. En este momento de mi vida, me interesa mostrar que se puede barajar y dar de nuevo.

Le pusiste la voz al protagonista de Boogie, el aceitoso. ¿Cómo se le da un toque humano a un personaje de cómic?
No se puede. En ese caso, hay que disfrutar de su falta de humanidad y de remordimientos. Boogie es un clásico asesino a sueldo estadounidense, pero con rasgos con de rosarino. Es surrealista. Pienso que, cuando creó a Boogie, el Negro Fontanarrosa quería reflexionar sobre temas que son difíciles si no se los trata con humor: el antisemitismo, el autoritarismo, la violencia, el sometimiento, el machismo. Se trata de un personaje revulsivo y extremo que nos ayuda a vernos a nosotros mismos. No tiene sentimientos. Obtiene lo que quiere y resuelve todo pegándole un balazo en la cabeza a cualquiera, sea un nene de 5 años o una señora de 80. Es entretenido, pero la risa actúa como una catarsis que ayuda a entender de qué modo funciona la violencia. Si tenemos suerte, también nos permite reflexionar sobre lo que podemos hacer para aplacar nuestra propia violencia.

¿Cuál es el papel de Nancy [Dupláa] en la película?
Ella interpreta a Marcia, una chica que se enamora de Boogie. Ya habíamos hecho cosas de Fontanarrosa con Nancy. Hace muchos años hicimos una película, Apasionados. Ahora, volvemos a trabajar juntos y compartimos la experiencia de hacer una película de animación.

Se ve que te gusta trabajar textos de Fontanarrosa.
Soy admirador del Negro desde siempre. Hace unos años, me llamaron para hacer Inodoro Pereyra. El Negro me había dado la venia; quería que yo lo hiciese. Un kamikaze, Fontanarrosa, porque yo realmente no estaba preparado para hacer un personaje de esa magnitud. Lo cierto es que tengo una conexión muy fuerte con él. Me genera empatía, me representa y me gusta contar sus historias. Sus personajes me caen bien, sus creaciones tienen algo muy argentino. Nos ponen frente al espejo, no para que nos quejemos de nosotros mismos y nos clavemos cuchillos sino para que podamos pensar quiénes somos y reírnos un poco. Ése es el punto de vista desde el cual me interesa mirar las cosas, ése es el lugar en que me interesa estar. .Revistag7, sep, 2009

0

134

http://s008.radikal.ru/i306/1105/a9/c7edf5314744t.jpg

0

135

Pablo Echarri no pudo festejar San Valentín con Nancy Dupláa
http://i033.radikal.ru/1105/cd/3c8050b6eb52.jpg
http://s002.radikal.ru/i199/1105/59/bf1193defa0c.jpg
Pablo y Nancy, una pareja consolidada
14/02/2011

0

136

Echarri, Furman, Darthes y Monserrat: salida de hombres.
mayo 27, 2010
http://s46.radikal.ru/i111/1105/2f/0d93ba217c0bt.jpg
Alfredo Monserrat organizó una cena con sus amigos Pablo Echarri, Juan Darthes y el Dr. Norberto Furman, en un reconocido resto del barrio de Belgrano. La charla se prolongó hasta tarde y después de tomar un buen vino, el brindis fue con un champagne frappé. Se habló de todo y por supuesto, también de trabajo.
http://s57.radikal.ru/i158/1105/a4/bb45e0fd1d31.jpg

0

137

http://i047.radikal.ru/1105/4f/c65716378355.jpg

0

138

Наталия Орейро поёт дифирамбы Пабло о его проекте."Избранный"..в журнале Luz..

Свернутый текст

http://savepic.net/1303079.jpg

+1

139

http://s003.radikal.ru/i204/1106/ac/7a6245f45151.jpg
Еще одна статейка : Статья
Служебные романы)) Ну и Паолу с Пабло туда же.
Уж очень стараются представить их любовниками: фактов нет, будем придумывать((( Людовико от романа с Паолой открестился, значит, если не с ним, то с Пабло)). Слишком хорошо актеры играют, ну не может быть такого без настоящих чувств.))  А  может просто пиарят для поднятия рейтинга. Как-то одновременно, как по команде, все развернулось))

0

140

24 de junio de 2011
“La elegida” de Pablo Echarri
http://www.on24.com.ar/archivoson24/img/1662011172616.jpg
Статья
Клип с его интервью

0


Вы здесь » О сериалах и не только » Актеры » Пабло Эчарри / Pablo Echarri