header

О сериалах и не только

Информация о пользователе

Привет, Гость! Войдите или зарегистрируйтесь.


Вы здесь » О сериалах и не только » Актеры » Пабло Эчарри / Pablo Echarri


Пабло Эчарри / Pablo Echarri

Сообщений 181 страница 200 из 584

181

http://uploads.ru/t/X/T/0/XT0UM.jpghttp://uploads.ru/t/P/T/q/PTq1h.jpg
http://uploads.ru/i/T/i/q/Tiqb9.jpg

0

182

А ээто уже совсем другая история)
http://uploads.ru/i/E/e/j/Eej6C.jpg

0

183

http://s5.uploads.ru/t/Kx6jH.jpg

0

184

http://uploads.ru/i/N/r/v/NrvMc.jpg

0

185

http://uploads.ru/i/W/z/X/WzXsn.jpg

0

186

http://s017.radikal.ru/i425/1201/46/205a1ad4b4f3t.jpg

0

187

Все в прошлом )
http://i011.radikal.ru/1201/03/cc07b4d80642t.jpg
http://i045.radikal.ru/1201/db/1fc1c5a98186t.jpg

0

188

http://s018.radikal.ru/i522/1201/c5/90a99dd03c95t.jpg

0

189

http://s018.radikal.ru/i513/1201/8f/027201361f2at.jpghttp://s018.radikal.ru/i503/1201/42/ee57866e6c9ct.jpg

0

190

http://s001.radikal.ru/i195/1202/21/89bb7799a2bft.jpg

0

191

http://s018.radikal.ru/i505/1202/b6/7eb964d428e6t.jpg

0

192

http://uploads.ru/t/3/M/Y/3MYgr.jpghttp://uploads.ru/t/z/I/c/zIcvg.jpg
http://uploads.ru/t/v/L/B/vLBbZ.jpghttp://uploads.ru/t/2/d/B/2dBWo.jpg
http://uploads.ru/t/s/l/m/slmen.jpghttp://uploads.ru/t/C/9/o/C9o7y.jpg
http://uploads.ru/t/k/Q/z/kQzNx.jpghttp://uploads.ru/t/k/T/z/kTz7n.jpg

0

193

http://uploads.ru/i/h/5/N/h5NCX.jpg

0

194

http://uploads.ru/i/n/r/A/nrANe.jpg

0

195

http://uploads.ru/i/Z/4/k/Z4kqb.jpg

0

196

http://i067.radikal.ru/1203/84/8368f8b633bat.jpghttp://s50.radikal.ru/i130/1203/ec/9aabaa17fadct.jpghttp://s017.radikal.ru/i410/1203/f0/b69e81a7f6a1t.jpghttp://s017.radikal.ru/i439/1203/64/fcd0b89ee2dct.jpg

0

197

C презентации “Graduados”, 7 марта 2012
http://uploads.ru/i/L/c/0/Lc0RI.jpghttp://uploads.ru/i/B/d/g/BdgD8.jpg

0

198

Pablo Echarri se va a Cannes
http://s5.uploads.ru/oVsS3.jpg

Свернутый текст

Participará de la presentación de Crónicas de una fuga en el Festival. Los directivos de Telefe le dieron la autorización y viajará rumbo a Francia junto a Nancy Duplaa, Rodrigo de la Serna y Adrián Caetano

El actor de Montecristo se va para participar de la presentación de Crónicas de una fuga en el Festival de Cannes. El encuentro se desarrolla desde el 25 de mayo al 28 en Francia y tienen toda la esperanza de obtener alguna mención del film que hasta ahora es un éxito

Por tal motivo, le pidió autorización a los directivos de Telefe para emprender el viaje y le dieron el visto bueno.

Uno de los motivos por el cual le concedieron el permiso es por que a la tira que encabeza le está yendo muy bien y está ganando en el horario central de las 22.

Una vez que le dijeron que podía ir, Pablo Echarri se lo comentó a Rodrigo de la Serna y Adrián Caetano, director del film, y sacaron los pasajes. Todos ellos emprenderán el viaje rumbo al viejo continente e intentarán colocar a la película en las salas europeas.

Por el lado del actor se supo que no cabe en si de felicidad, ya que los tres productos que presentó este año van viento en popa. El método, en una coproducción con España; Crónicas de una fuga, nacional; y Montecristo están rindiendo más de lo esperado.

Infobae, May, 2006

0

199

http://uploads.ru/i/l/f/o/lfoyv.jpg

0

200

Pablo Echarri: "Quiero un casamiento con todo"
http://uploads.ru/i/F/m/y/FmySZ.jpg

Свернутый текст

Lo dice y lo vuelve a decir. Si hay algo que no aceptaría jamás es quedar atrapado en las certezas que él mismo edificó. Pablo Echarri (36) no reniega de los títulos conquistados ni pretende olvidar los valores heredados. Sin embargo, tampoco está dispuesto a permitir que se conviertan en su propia cárcel. La educación que le dieron sus padres, su carrera artística, el concepto de familia que desde chico le transmitieron, su imagen de galán, son logros y valores que aprendió a tomar como punto de partida para diseñar un mundo a su medida. Entonces, no reniega de ellos. Pero, si es necesario, los desafía. Como hoy desafía esa imagen de "macho" que consiguió con la complicidad del público, al mostrar su costado más humano.

Reconoce sus inseguridades como padre, y admite estar lleno de miedos. Dice que, aunque el ego todavía lo "torea", la vida en familia le enseñó a correr la mirada de su ombligo. Dice también que no dudaría en romper su pareja si creyera que el amor se terminó y, sin ningún pudor, se atreve a confesar el entusiasmo, tan poco habitual en un varón, que le provocan los preparativos de la boda que en poco tiempo lo unirá a su mujer desde hace cuatro años, Nancy Duplaá (36). "Porque no quiero sólo un civil que pase desapercibido -aclara-. Quiero una gran fiesta con video, fotos, anillos y libreta. Quiero todo".

Revisa su imagen, cuestiona sus logros. No obstante, sabe que su historia le da permiso para hacerlo. Doce años de trabajo como actor, una nueva película -la número 11- que estrenará en estos días, "Crónica de una fuga", y su inminente regreso a la televisión como protagonista de "Montecristo" -una adaptación de la novela "El conde de Montecristo", de Alejandro Dumas-, fortalecen aun más su posición. "Cuando empezamos a trabajar en esta historia de amor, traición y venganza todos sabíamos en qué nos metíamos. Eramos conscientes de que íbamos a trabajar con un clásico y que teníamos que hacerlo con mucho respeto. Y así lo hicimos. Ahora espero que a la gente le guste", dice.

-¿Fue difícil llevar un clásico a la televisión?
-Por lo pronto, pensá que se trata de un libro de más de mil páginas que tiene que ser llevado a doscientos y pico de capítulos. Pero también es verdad que cuando salió la novela era el folletín de la época: se entregaba por capítulos y te dejaba enganchado para que leyeras el siguiente. Era muy similar a lo que es la telenovela en estos tiempos. Lo que sí hubo que hacer fue recorrer un trayecto creativo que llevó su tiempo. Había que encontrar el lugar desde donde contar la historia y descubrir el cauce justo donde se pudiera desplegar esta narración en mil colores. Hubo que encontrar caminos alternativos. El problema fue grabar un clásico. De habernos metido con una historia simple la hubiéramos grabado simple, y nos hubiéramos puesto de acuerdo rápidamente. Así y todo la novela está lista desde hace un mes. El canal decidió retenerla hasta que llegara el momento adecuado. Y estuvo bien. No podíamos traicionar a la gente.

http://uploads.ru/i/m/y/W/myW6Z.jpg

Свернутый текст

A los 36 años, vuelve a la televisión como protagonista de "Montecristo", la telenovela por la que tuvo que viajar a Marruecos. Allí grabó algunas de las escenas principales

Para grabar algunas escenas de la tira, que desde la semana próxima se verá por Telefe, Echarri viajó a Marruecos. "La gente habla mucho de lo peligrosa que es Marrakesh, pero la verdad es que me sentí mucho más seguro que en ciertos momentos acá, en la Argentina. Convengamos que ellos están muy vigilados, por decirlo de algún modo. Pero la sensación que tuve no fue de inseguridad. En todo caso, con el correr de los días, empecé a sentir una energía abrumadora -cuenta-. Pasar quince días en Marrakesh es mucho. Lo bueno es que cuando se está algún tiempo en un lugar percibís la idiosincrasia, la vida cotidiana de la gente. Pero también es denso. Pensá que allí el comercio es la primera salida laboral, entonces, la gente tiene una manera muy particular de abordarte. Llega un momento en que te venden todo, nada tiene un valor preciso, y lo que en un principio te parecía pintoresco termina tornándose muy denso. A los dos días de llegar comprás una jarrita porque te parece divina, pero al quinto día la mirás, y pensás: '¿Y esto voy a llevar?'.

-Con "Montecristo" vuelve al rol de galán. ¿Temía perderlo?
-No, porque tampoco quise dejarlo. Hice "El método" y ahora estreno "Crónica de una fuga", de Adrián Caetano, dos trabajos en los que no hago de galán. Pero no porque lo evite. Lo que entendí es que el galán me da la posibilidad de hacer otras cosas también, y disfruto eso. Por ejemplo, el galán me pemite ahora hacer este héroe en ?Montecristo?. No reniego del papel de galán.

-Galán. Héroe. ¿Con cuál de esos roles se identifica más?
-A esta altura soy más vecino que otra cosa. Es decir, me siento como el vecino de al lado. Al menos así me siento. O eso es lo que trato de ser, porque por más que quiera en mi barrio no soy uno más. Pero me gusta tener ese aspecto en mi vida íntima. A esta altura ya no soy tan esquizofrénico como para buscar tranquililidad donde no puedo lograrla. Y lo acepto como algo elegido por mí. Es parte de mi trabajo. Pero esa intención de ser vecino me permite estar bajo las luces sin perder la cabeza. Siempre entendí que todo lo que logré lo había generado a partir de la televisión, no a partir de mí mismo. Nunca creí ser algo especial. Hoy, si hay algo que mi familia y yo queremos es llevar una vida cada vez más normal.

-A una persona que pretende vivir y pensar la vida como un vecino, ¿le resultó difícil aceptar una familia poco tradicional como la suya? Usted vive con el hijo de la primera relación que tuvo su mujer y es común verlo saludar a Matías Martin y a su pareja, Natalia Graciano, en la puerta de su casa.
-No fue complicado. Es la realidad que se me presentó y la acepté como parte de mi elección. La madre de Luca tiene buena relación con el papá de la criatura y yo también, así que cuando viene a casa lo recibo. Pero llegar a eso no me significó un gran esfuerzo. Pasa naturalmente cuando los padres de un chico quieren lo mejor para él. Eso hace que yo también ocupe el lugar que tengo que ocupar. Finalmente, uno se amolda a lo que te toca vivir. Digo: quiero estar cada vez mejor, trabarme cada vez menos con mis cosas negativas y que mis estupideces no jodan a los demás. Entonces uno se olvida de todo y actúa para favorecer el crecimiento del chico. Todo se vuelve simple. Y como me educaron bastante bien, con amor, no me resulta difícil darle a un chico el mejor amor posible propiciando que todo sea lo más normal y amoroso posible. No hay mucha estrategia para llegar a ese punto.

-Pero usted seguramente se imaginaba con una familia tradicional.
-Es que ésas son las cosas que aprendés de chico. Por ahí creés que hay cierta estructura que se va a mantener a través del tiempo y después te das cuenta de que esas creencias que se generaron alrededor tuyo te dejan anclado en una forma de pensamiento que te encarcela y no te permite ser feliz. Hay cosas que uno aprendió de chico, y cuando se es adulto uno se da cuenta de que ya no le sirven. Esto de creer que una familia tiene que estar hecha de una determinada forma y que no hay otra posibilidad no es cierto. Yo me di cuenta. Y si bien en un primer momento pude haber creído que esa manera no era la más convencional, me acomodé a la situación. Sabía que quería estar con Nancy y eso implicaba determinados esfuerzos como, por ejemplo, tirar por la borda ciertos prejuicios.

http://uploads.ru/i/u/g/K/ugKqP.jpg

Свернутый текст

Hace cuatro años que está en pareja con Nancy Duplaá, la mujer con quien se casará en poco tiempo. Sin pudor, confiesa su entusiasmo por convertirse en un hombre casado. Para él el matrimonio es la manera de corroborar una elección que ya hizo hace tiempo.

-¿Prejuicios?
-Bueno, no sé si llamarlos prejuicios. Pero creía que la concepción de la familia era una. Después, abrí mi cabeza a otras posibilidades. Terminé siendo menos intransigente. Y cuánto mejor es así, cuando te das cuenta de que la manera que vos elegiste para vivir no necesariamente es la misma que la que te inculcaron. Porque al final uno termina aceptando cosas que pensaba que nunca aceptaría. Y eso es bueno. Insistir en que algo entre en un molde que no le corresponde, en un molde equivocado, es el camino más directo a la destrucción ¿Cuánto puede durar? Cuanto más rápido uno entiende que no hay nada mejor que hacer lo que uno quiere y ser consecuente con uno mismo, sufrís menos. Y bueno, en algunas cosas habré tardado más en darme cuenta y en otras, menos. Pero la verdad es que la familia que tengo es lo que quiero. Hace rato que no busco tener una familia convencional.

-¿Cree que los vínculos se legitiman en el afecto?
-Si bien los vínculos de sangre te tiran un poco más, lo que realmente te une a otras persona es el afecto, sin rótulos. Y cada vez lo compruebo más. Porque en el vínculo de sangre hay algo que viene dado, sí. Pero sobre eso hay que construir. Los vínculos se hacen todos los días. En ese sentido, pienso que el amor es salvador. Salva distancias, salva diferencias. Para mí es definitivo: la gente que vive con amor, vive. La otra, hace lo que puede.

-Usted dice que no podría vivir una relación sin amor. Ahora que tiene una hija, ¿no sería capaz de quedarse con su mujer, aun sin estar enamorado, por el bien de Morena?
-No, no podría. A mí las cosas así nunca me duraron. Cuando eso sucede o me alejo o se alejan. Y lo que es mejor, mi mujer tampoco lo sostendría. Creo que ella decidiría terminar antes que yo. Nancy es una mina que a través del tiempo demostró que no puede sostener una relación sin amor. Si hay algo que ella demostró, con hechos, es que va detrás del amor.

-Se imaginaba con una familia tradicional. ¿También soñaba con casarse? No es habitual que los varones imaginen esas cosas.
-Creo que los hombres piensan en el casamiento más de lo que dicen. Después, hay que ver a qué le llama casamiento cada uno, ¿no?

-¿Cómo?
-El género masculino muchas veces le dice casamiento a la fiesta, pero después cada uno hace su historia por su lado. La mayoría de las veces el hombre se queda en el cliché. Piensa en el fotógrafo, en la fiesta. Pero lo hace porque culturalmente le enseñaron eso: que casarse es elegir una mujer y llevarla a su lado a través del tiempo. Sin embargo, no significa que esa relación sea genuina. Para mí el casamiento tiene que ver con otra cosa, con una concepción más profunda del vínculo. Aunque también me agrade la fiesta.

-¿Quiere decir que está pensando en el video y en el catering de la boda?
-Es que no quiero un civil que pase desapercibido. Quiero que esa noche tenga el valor de un gran paso. Quiero el video, las fotos, el baile, todo. No voy a festejar como si hubiera pasado de año. Pasar de año, lo viví muchas veces. Pero cuando uno se casa, al menos tiene la sensación de que es para toda la vida. Nunca me había pasado. Jamás había pensado: después de tanto andar es acá donde me quiero quedar. Y hoy siento eso: de acá no me quiero mover más.

-Y si está tan seguro, ¿para qué quiere casarse?
-El casamiento es una certeza, una señal. Ese video que te queda de recuerdo es la certeza de que uno ha construido un vínculo, un compromiso. Y de que tiene que trabajar por él. A veces los seres humanos necesitamos pruebas externas de las cosas que suceden en el mundo interno. Y un casamiento, un anillo, un video, una libreta te lo dan. Eso es lo que estamos buscando con mi mujer. La elección, que es lo más difícil, ya está hecha. Además, nosotros nos criamos pensando que el matrimonio tiene su peso. Yo quiero darle a mi familia un marco legal para que mi mujer, mi hija y el hijo de mi mujer sientan que esto que tienen es una familia. Porque si la familia es una institución con casamiento es más institución aun. Hay un montón de acuerdos que ayudan a no olvidar los compromisos. Yo veo a mis viejos que están casados y están juntos, veo las fotos de su casamiento, la libreta. Y quiero que mi hija pueda ver la mía. Es bueno que la libertad no siempre sea romper con todo. A veces uno es libre para elegir el camino más previsible, el tradicional. Lo importante es que sea genuino, que sea elegido de verdad. Lo que uno necesita es hacer su vida sobre sus propias elecciones.

http://uploads.ru/i/Z/t/k/ZtkPU.jpg

Свернутый текст

Aun sin la barba que caracteriza a su personaje, Pablo Echarri posó para las fotos en los rincones de Marrakesh. Al volver contó cómo pudo adaptar su sueño de tener una familia tradicional al nuevo modelo que le presentó su mujer quien llegó a su vida con un hijo de su anterior pareja.

-Más allá de la necesidad de darle un marco legal a su familia, ¿qué otras cosas busca darle a su hija? ¿Cómo es como papá?
-Y... le voy encontrando la vuelta. Seguro que soy muy diferente al padre del arranque. Hay cosas que no las hago de la misma manera que hace tres años. Aprendí.

-¿Qué?
-Todo lo que tiene que ver con los límites, con esa sensación de que si bajo una línea me siento culpable. Me refiero a que trato de no hacer más eso de poner un límite para querer darlo vuelta al instante. Eso es ir entendiendo lo que es ser padre. No quiero que mi hija sea una amiga, pero tampoco quiero que sienta que su padre es el que siempre le dice no. Entonces voy buscando un equilibrio, trato de ir por el medio. Mi viejo era quien me marcaba todo lo que sí y todo lo que no. Pero ahora, por suerte, los roles de la mamá y el papá están más equiparados. No tengo malos recuerdos de mi viejo pero no quiero ser el que baja la línea todo el tiempo. Quiero hacer otras cosas también. Quiero que mi hija me pida que la deje a tres cuadras del boliche como cualquier chico. Pero también quiero que me venga a buscar porque confía en mí y no porque le dije que tiene que confiar.

-¿Le sale fácil eso de ser padre?
-No. No soy certero. Tal vez tengo una necesidad de control mayor de lo conveniente. Por eso dentro de mi terapia voy viendo las cosas que puedo ir puliendo. Pero también tengo muchos miedos como padre, y eso me hace actuar en consecuencia.

-¿Qué miedos tiene?
-Todos.

-¿Todos?
-Ser padre da miedo. Y de eso no se vuelve más. No creo que vuelva a dormir nunca como lo hacía antes de que naciera Morena. Y eso no significa que alguna vez no me duerma como un tronco. Pero es distinto. Hay una atención puesta en Morena y en Luca que hace que nunca nada vuelva a ser igual. Nada. Y eso lo acepto, pero también me da miedo. Y, a la vez, me pone contento porque veo que cada vez voy cediendo más terreno propio para ponerlo sobre los hijos. Y eso es bueno para mí.
-¿No le cuesta hacer esas concesiones?
-Soy un tipo que siempre se ocupó mucho de sí mismo. Mi carrera me llevó a eso. Tenía que mirarme todo el tiempo, porque era mi propia empresa. Y ahora, poder donar esa importancia me hace bien. Aprendí a mirar al otro. Pensá que yo soy actor, galán, protagonista de novela. ¡Sólo me faltaba ser hijo único para ser un monstruo! Y por suerte pude aprender a disfrutar de la sensación de no tener que ser todo el tiempo el centro de atracción. El ego me toreó, me sigue toreando. Pero la familia me obliga a correr el enfoque. Quiero cuidar a mi familia. Me ocupo de cuidarlos porque sé que ellos me cuidan a mí.

-¿Qué estampa de su vida junto a Morena lo emociona?
-Me gusta verla a la mañana, cuando recién se levanta y se viste para ir al jardín. ¡La veo tan contenta! Y me doy cuenta de que ya es una personita, que tiene sus propios gustos. De esa hora de la mañana lo que rescato es su carita de dormida, toda peinadita y perfumada. Y con ese buen humor. Se ríe. Se despide de mí y se va. También me hace sentir orgulloso que no haya necesitado hacer demasiada adaptación. Me gusta ver que se puede insertar en este mundo con facilidad y que no va a ser alguien a quien haya que cuidar extremadamente. Morena no se va a morfar así no más cuaquier cosa. Necesita de nosotros pero también es muy independiente. Y eso me encanta. No quiero una hija que sienta que sin sus padres se muere. Quiero darle herramientas para que pueda ir sola por el mundo. Creo que ésa es la mejor manera de lograr que siempre quiera estar con nosotros. Con nosotros, pero por elección. Para mí ésa es la única manera de llevar la vida.

-¿En qué instancias está la organización de su casamiento?
-Lo estamos organizando. Nancy que no tiene tantas obligaciones le dedica más tiempo. Es la primera vez que estamos buscando precios y esas cosas. Vamos a hacer una linda fiesta. Iglesia, no creo. No va a ser una megafiesta pero tampoco será la que hubiera hecho si yo hubiera seguido vendiendo ropa en Dominico. Una fiesta contundente. Una fiesta que diga: '¡Nos casamos, carajo!'. Eso es lo que quiero: que quede bien claro.

caras, May, 2006

0


Вы здесь » О сериалах и не только » Актеры » Пабло Эчарри / Pablo Echarri